Estamos chingos entre nosotros mismos

Esta campaña política nos ha desnudado. Nos ha dejado tal cual somos, nuestra moral ha quedado al descubierto. La integridad de una sociedad que se carcome por dentro, que pone lo individual por encima del bien colectivo, que miente sin titubear, sin pestañeo, sin remordimiento, ha quedado en entredicho. Esta contienda ha expuesto nuestro verdadero “yo”. Tomamos dolores ajenos para campaña. Se han tomado la libertad de usar nuestro útero, nuestra desigualdad, nuestra pobreza. Y, sin pensarlo, lo abalamos y lo reproducimos. No nos importa ir más allá de ese dolor, de esa problemática. Nos quedamos ahí, en la superficie, donde es más fácil estar.Imagen

Hay un ser maligno que vive en nosotros como sociedad que ha quedado en primer plano en esta cansada contienda. Sí, ese ser egoísta, el que no cree en la solidaridad, el que los principios de humanidad no le importan, ese que se preocupa por que el chifrijo le va a costar mil pesos más, pero no piensa que hay quienes no siquiera les alcanza para sus necesidades más básicas del día a día. Tampoco piensa en las sumas millonarias que le deben a la CCSS y que la tienen en la quiebra. Ha desnudado nuestros más profundas falencias. Ha mostrado cómo es válido hacerle zancadillas al otro para poder pasar. Le ha dicho “Sí” a Maquiavelo y que sí, el fin sí justifica los medios.

Nos hemos puesto tal y como somos, choteros, “serrucha pisos”, envidiosos, sin importar la integridad del otro. Hemos demostrado que hay discusiones que no hemos superado, seguimos denigrando a la mujer, agarrando a los pobres de “trapito de dominguear”, y el pobre de dios no ha tenido descanso. Debajo de la conveniente arma del anonimato y detrás las pantallas somos valientes, valientes como Superman, quien no se puede decir que es valiente porque es indestructible (Brotips). ¡Ojalá esa valentía la tuviéramos para defender nuestras instituciones!

Esos candidatos de los que todos nos quejamos tanto son nuestro reflejo. Esa campaña fea, sucia, añeja la reproducimos, la construimos, y la transformamos en cosas peores. Si hay alguien se atreve a  ser un “caballero” o “dama” no nos gusta, lo rechazamos, porque la política no es andar todos de la mano. La política es, según esta lógica,  golpearnos y hacer trampa hasta matar.

El mundo cambió y aparentemente nadie se ha dado cuenta. Seguimos en la competencia de ver quién se comporta como el más troglodita. Seguimos en la carrera de quién innova menos y quién propone medidas más gastadas.

Criticamos el sistema en el que vivimos de consumo, despilfarro, inequidad, injusticia, pero tal vez al final merezcamos vivir en este sistema que lo hemos construido cada uno, con nuestro granito de ignorancia y egoísmo.

A mi aveces me gusta taparme lo ojos y no ver esa manera cruel e injusta del mercado, que defiende que este repartirá a quienes lo merezcan. Pero ¿Cómo algo tan abstracto y basado en reglas tan injustas puede repartir de manera equitativa? ¿Cómo podemos competir dentro de tantas condiciones de desigualdad? ¿Cómo podemos pedirle a la gente que sea un empresario exitoso, que termine sus estudios universitarios de manera satisfactoria y compita cuando no ha tenido ni siquiera lo básico? ¿Cómo podemos tener el descaro de defender un sistema que nos pone en ventaja solo porque tenemos la ventaja? No se trata de eso. Se trata de un sistema de acceso a las oportunidades injusto y desigual. No se trata de bajar el recibo de la luz. Nos hemos obsesionado, y muy cómodamente, por ver el árbol y no el paisaje. El paisaje es claro, Costa Rica cayó en un modelo de anti-desarrollo que incentiva el crecimiento de la desigualdad. Y no nos importa, seguimos usando palabras vacías, atacando a quién se oponga, mostrando nuestro egoísmo, nuestras bajas pasiones, nuestra capacidad de hacer daño, de pensar solo y nada más en nosotros, sin pensar que al final de cuentas solo somos parte de algo más grande, que somos tan pequeños como una hormiga y que el final el bien común es el bien individual.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s