Algún día seremos más

Soy tan optimista que rayo  muchas veces en la inocencia extrema. Pero ¿Qué le vamos a hacer? – si aveces una siente que la esperanza es el único trozo de madera que nos queda de salvavidas en este mar de locura, ego  y anti-solidaridad.

Para los que me siguen en twitter saben que me cuestiono siempre la existencia de los troles de internet (Trol: una persona que publica mensajes provocadores para molestar y crear respuestas emocionales y negativas de los usuarios, su función es ofender, mentir, tergiversar y confundir). Me la cuestiono ya que no logro entenderlo. Los observo, los leo, algunos hasta me sacan risas, otros me enojan por la cantidad de  mi$%&a que tiran con el único objetivo de destruir. No lo entiendo. No entiendo como alguien, en el entramado social decide ser el destructor y no el constructor, cómo no pueden elegir ser parte del cambio y de las cosas que mejoran nuestra sociedad.

Tengo claro que muchos son pagados, pero no me deja de causar curiosidad cómo alguien puede usar su valioso tiempo y neuronas para destruir, confundir y crear caos. Hay gente que solo quiere ver el mundo arder, claro está; sin embargo, ¿Porqué?

Soy de las que cree que estamos en el mismo barco, lastimosamente la presencia de redes sociales ha hecho que nuestras diferencias afloren y que creamos que las mismas son insuperables. Pero la verdad es que vivimos en el mismo país, usamos los mismos servicios, respiramos el mismo aire. Estamos en esto juntos y juntas. En todo caso, no me mal entiendan, creo fielmente en la libertad de pensamiento y el ejercicio del mismo, por tanto, no espero que todos seamos iguales, pero podríamos colaborar más y destruir menos. Podríamos vernos a los ojos y decir “ey, ¿necesitas ayuda? Yo creo que pueda tener una solución o al menos mis manos sabrán trabajar para que en conjunto caminemos hacia tu visión de mundo”.

Cuando diseñé Nosotras: Women Connecting el principio básico era: mujeres lideresas y solidarias trabajando en conjunto (consciente o inconscientemente) para la transformación de nuestras comunidades desde lo personal, lo económico, lo político, lo cultural y desde la comunicación. Esto no aplica solo a las mujeres, sino a la posibilidad de vernos nosotras ciudadanas y ciudadanos como agentes de cambio de nuestras realidades y pensar en nuestro aporte diario a nuestro contexto y creernos que somos capaces de encender pequeñas chispas que pueden hacer que nuestra realidad sea transformable.

Definitivamente, espero que algún día seamos más los soñadores, los constructores y los que queremos transformar nuestras realidades a través del aporte, la solidaridad y la empatía.

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s