El teatro es nuestro lugar

Marysela Zamora | Directora Artística, Compañía Nacional de Teatro, Costa Rica.

Uno de los momentos  más mágicos que existe en el teatro es ese minuto que sucede justo antes de iniciar  función, acaba de sonar la última llamada, las luces se apagan,  el silencio cubre cada esquina del teatro, el talento tras escena respira y está alerta, el jefe técnico da la señal, se abre el telón, suena una nota musical y empieza “una vez  la muerte no se podía bajar de un árbol”. 

Resulta fascinante pensar que hemos estado ahí cerca del teatro de alguna manera u otra: cuando estuvimos en la obra del “cole”, cuando llegaban montajes a nuestra comunidad, cuando imitamos a María y Marcia y sus “Caras Vemos” en la fiesta familiar de fin de año, cuando alguna persona conocida está en una obra y vamos. Vamos con curiosidad y emoción, así como se deben enfrentar las artes escénicas. 

En el teatro cabemos todas las personas: Luis Fernando Gómez interpretando a Oscar Arnulfo Romero, LinManuel Miranda cantando el coro de lucha “Paciencia y Fé” desde Broadway a la comunidad Latina, cabe Chespirito en el Teatro Popular Melico Salazar, cabe Rolo Trejos que está hecho de teatro y pasión, cabe Chavela,  también cabe mi prima Xenia que hace teatro con el grupo de la iglesia y sobre todo cabemos todos los públicos que buscamos ser cautivados por la magia del teatro. 

Con escenarios o sin escenarios, seguimos contando historias, llegando a las personas por todos los medios posibles. Es hoy más que nunca que necesitamos el teatro, necesitamos conexión humana, necesitamos salir de las pantallas y ver el mundo en todas sus dimensiones. Hoy más que nunca necesitamos hacer de cada esquina nuestro escenario, para dialogar con todas las personas, para acompañarnos a través de las historias. Posiblemente el teatro no es ahorita lo que quisiéramos que sea, pero estoy convencida que esa resiliencia que nos caracteriza nos ha construido en mejores versiones de lo que hacíamos y que podemos construir con nuestras audiencias. 

Si bien es cierto, los días son inciertos pero estoy convencida que nos necesitamos, que las personas necesitan el teatro para sus mentes y corazones, estoy segura que es a través del teatro y las artes escénicas que podemos sanar, podemos respirar y construir nuevos mundos. Como bien dice la canción de 1946,  “There’s no business, like show business” (no hay negocio como el mundo del espectáculo). Y es porque no hay lugar como el teatro, deseo  que este  silencio de los escenarios sea la antesala, ese minuto antes de que empiece la función y podamos mirar juntas y juntos hacia nuestro público y contarles nuevas historias. 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s